Ads 468x60px

23 ago. 2013

Eterno Raúl ~ Trofeo Bernabeu


Alineación Primera Parte: Casillas, Arbeloa, Nacho, Ramos, Marcelo, Modric, Casemiro, Di María, Kaká, Cristiano y Raúl.
Alineación Segunda Parte: Diego López, Carvajal, Pepe, Nacho, Mateos, Casemiro, Özil, Isco, Jesé, Morata y Benzema.

Raúl González Blanco, o mejor conocido como “Eterno Capitán”, volvió al estadio que le vio crecer como persona y como futbolista. Lejos queda que sus inicios fueran con uno de nuestros eternos rivales, el Atlético de Madrid. Quince años fue el tiempo que dejó lo mejor y lo peor en el club de sus amores, aquel por el que dio el alma hasta el último segundo. Personalmente para mi hubo momentos que tanto Hierro como él quisieron mandar por encima del club pero por encima de todo siempre, Raúl al menos, lo hizo por el bien del equipo, quizás en algunas ocasiones tiró de galones (Tal y como hace ahora Iker) pero nunca se vendió (Al menos eso tengo entendido, se ganó la enemistad de muchos periodistas por no sacar información de los vestuarios), el Real Madrid era su vida y hasta el último segundo fue todo lo profesional que supo ser. Es un hombre con carácter y como tal no es la típica persona que va corriendo a levantar el teléfono para disculparse por una trifulca que montaron otros, y en el último año en el club blanco comprendió que ya era suficientemente mayor como para entender que hay otros jugadores fuertes que le mantenían sentado en el banquillo. Así se lo ha hecho entender a Casillas en la rueda de prensa de esta semana. No es el único que ha criticado la falta de profesionalidad del portero en el encuentro ante el Betis en el que no quiso entrenar antes de comenzar el encuentro, estaba apático y a su entorno a dejado caer que si no juega de aquí a final de temporada quiere marcharse del club, lo que se dice un “Ahora me enfado y no respiro”. El Eterno Capitán jugó el partido homenaje en el trofeo Santiago Bernabéu alternando entre los dos equipos, 45 minutos con el Real Madrid y los otros cuarenta y cinco restantes con el Al-Saad. El partido se retransmitió por televisión y tengo que decir que el juego que llevan a cabo los blancos me parece tan poca cosa e insípido como el del Barcelona, demasiada posesión y poco miedo en ataque; al menos en la primera mitad. Es más, los que acabamos siempre temblando somos nosotros en defensa, gracias a Nacho (Jugador subido por Mou) que estuvo al quite para cortar jugadas de peligro, evitó que el Al-Saad se acercara a la portería defendida por Iker en la primera mitad, y Diego en la segunda.
En otro punto, aparte del resultado final, es quien llevó el once en la camiseta que será para el ya fichado Bale. Este lo llevó Cristiano cediendo el 7 a Raúl. Bale ya es blanco ya que durante unos pocos segundos en la web del Real Madrid, vendían la camiseta número 11 con el nombre del jugador.
Como decía antes, el primer tiempo fue soso, aburrido, soporífero, etc. Solo Raúl que luchó como nadie, consiguió que se me abrieran los ojos por un instante. Sin embargo la segunda parte fue más entretenida, no solo por los goles, si no por la efectividad atacante. Los merengues ganaron en futbol en gran parte a Isco (Si, ya sé que algunos me dijisteis que el jugador era un crack. Gracias a acciones como la de este encuentro mi opinión sobre Isco va cambiando a mejor, pero aun está por demostrar muchas cosas). “El Sin Sangre” sigue empanado, tuvo varias ocasiones de marcar y al final lo logró de penalti, una pena máxima sobre Carvajal que se inventó el árbitro, el jugador del Al-Saad toca balón y la “falta” es fuera del área. Jesé puso los dos últimos tantos con dos grandes goles. El homenajeado al menos pudo irse con un buen sabor de boca marcando con su equipo de los amores, estuvo cerca de hacerlo con el Al-Saad pero entre Nacho y Diego lo impidieron.

Goles:

1-0 Raúl (min.22)
2-0 Isco (min.59)
3-0 Benzema (p) (min.78)
4-0 Jesé (min.81)
5-0 Jesé (min.87)





2 comentarios: